martes, 10 de mayo de 2011

Funcionamiento de los Pulmones

Objetivos:
  • Construir un modelo anatómico de los pulmones.
  • Entender el funcionamiento de los pulmones.
  • Comprender la función del "diafragma" y su posición.


Fundamento Teórico:
Los pulmones son los órganos de la respiración donde se produce la hematosis, proceso durante el cual los glóbulos rojos absorben oxígeno y se liberan del anhídrido carbónico. Protegidos por las costillas, se encuentran en la caja torácica, a ambos lados del corazón, separados por el mediastino, nombre que recibe el espacio entre cada uno de ellos. Luego de pasar por las fosas nasales, el aire circula por la faringe y llega a la tráquea, que se divide en dos bronquios, cada uno de los cuales penetra en un pulmón. 

Parecidos a un par de esponjas, forman uno de los órganos más grandes de tu cuerpo. Su función esencial, compartida con el sistema circulatorio, es la distribución de oxígeno y el intercambio de gases. Tienen la capacidad de aumentar de tamaño cada vez que inspiras y de volver a su tamaño normal cuando el aire es expulsado.

El pulmón derecho es más grande que el izquierdo Esto, porque está dividido en tres lóbulos -superior, medio e inferior- y el izquierdo solamente en dos - superior e inferior. Cada uno de los lóbulos se divide en un gran número de lobulillos, en cada uno de los cuales irá a parar un bronquiolo, que a su vez se divide en unas cavidades llamadas vesículas pulmonares; estas forman otras cavidades llamadas alvéolos.

El pulmón está recubierto por una membrana serosa que presenta dos hojas, una que se adhiere a los pulmones, llamada pleura visceral, y otra que tapiza el interior de la cavidad torácica, denominada pleura parietal. Estas dos capas se encuentran en contacto, deslizándose una sobre otra cuando tus pulmones se dilatan o contraen. Entre ellas se encuentra la cavidad pleural, que se encarga de almacenar una pequeña cantidad de líquido, cumpliendo una función lubricadora. Pero la misión principal de la membrana pleural es evitar que tus pulmones rocen directamente con la pared interna de la cavidad torácica, manteniendo una presión negativa que impide el colapso de los pulmones.

Materiales:
  • Una botella de plástico con su tapa
  • 2 Sorbetes
  • Dos globos de goma (vejigas)
  • Un guante de látex
  • Cinta Adhesiva
  • Tijeras
Procedimiento:
1) Cortamos la parte inferior de la botella de modo que la misma quede sin fondo.
2) Atravesar la tapa de la botella con los sorbetes. (Puede hacerlo primero con algún metal caliente o punzante) 
3) Pegar los globos a los sorbetes con la cinta adhesiva cerrando el agujero lateral.
4) Introducir los sorbetes en la botella con los globos y tapar  la boca de la botella. 
5) Tapar la parte inferior de la botella con el guante de látex, el cuál ejercerá la función del "diafragma".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada