martes, 10 de mayo de 2011

Acción de la Luz en el Crecimiento de las Plantas

Objetivos:
  • Presenciar algunas reacciones celulares producidas en respuesta a estímulos luminosos en las plantas.
Fundamento Teórico:
Los tropismos son movimientos automáticos e invariables, de origen hereditario, que se producen como respuesta a estímulos determinados. Si el movimiento se dirige hacia la fuente del estímulo, se llama tropismo positivo y si se aleja de la fuente del estímulo, tropismo negativo. Un organismo puede presentar un tropismo unas veces positivo y otras negativo ante el mismo estímulo, dependiendo de la intensidad del estímulo y de las condiciones fisiológicas del organismo. La proporción de respuestas aprendidas, en contraposición con las estereotipadas, aumenta con la complejidad de los seres, en la escala evolutiva.

En los brotes, el crecimiento apical y la iniciación del desarrollo de las raíces en respuesta a la luz se llaman fototropismo. Se cree que esta reacción está controlada por las auxinas, hormonas que regulan el creci¬miento en las plantas y, por tanto, controlan su división celular.

Cuando una planta solo recibe luz de un lado, se inclina en esa dirección buscando la fuente de luz.

En el crecimiento de las plantas también se han observado otras respuestas de este tipo. Cuando una semilla germina, la radícula crece hacia abajo, independientemente del sentido en que haya sido plantada. A este crecimiento orientado se le llama geotropismo positivo, que permite a la planta afianzarse en el suelo. Cuando la radícula crece hacia arriba, es decir alejándose de la tierra, el fenómeno se conoce como geotropismo negativo. El geotropismo positivo de las raíces puede modificarse si hay más agua en la superficie del suelo que en la profundidad. En este caso, las raíces tienden a crecer hacia la fuente de agua, en respuesta al hidrotropismo.

Materiales:
  • Unas semillas de algún cereal o de cebolla
  • Un plato
  • Un poco de tierra
  • Papel de aluminio
  • Agua
Procedimiento:
1) Planta las semillas en el plato con tierra húmeda, cerca de una ventana. Mantén la tierra húmeda. En el momento en que nuestros brotes inician su crecimiento, se produce el fototropismo. Comienzan a desarrollarse en presencia de la luz solar.
2) Cuando los brotes tengan una altura de 2 cm, aleja el plato con las semillas de la ventana. Mientras nuestras plantas continúan creciendo, se inclinan progresivamente hacia el lado del cual reciben mayor cantidad de luz. Se produce el tropismo (movimiento direccional).
3) Fabrica unas capuchas con el papel de aluminio y colócalas en el ápice de algunos de tus brotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada